Othelo - (c) Gianni Mestichelli

Othelo

Reconozco que cuando La Villarroel programó este Othelo en su ciclo Off el año pasado, no me atreví con él. ¿Una versión clown del Othelo de Shakespeare? ¿En serio? Sin embargo, cuando La Villarroel subió la apuesta este año y decidió abrir con ella la temporada regular, muchos amigos me insistieron en que tenía que verla. Y les hice caso.

Y tenían razón. El Othelo de Gabriel Chamé Buendía (actor, director y clown argentino que firma la adaptación y dirección) no se parece a nada que yo hubiera visto antes. Con solo 4 actores y una escenografía basada en telas y pequeñas cajas de madera que se redistribuyen en cada escena para crear los ambientes, asistimos al drama completo de Othelo de principio fin. La fidelidad a la historia y a la esencia de la obra original es más que notable, a pesar de que los códigos empleados están en las antípodas del teatro isabelino.

Con un ritmo trepidante y una puesta en escena despojada de artificio, Othelo, Yago, Desdémona, Casio y los demás protagonistas se reinventan en la piel de cuatro actores que cambian de tono y de registro según requiera la escena. Teatro físico, clown y burlesco se dan la mano para contarnos la historia del celoso más conocido de la literatura dramática y sacar a la luz toda la comicidad que encierra la tragedia de los personajes (que os aseguro que no es poca).

En un reparto impecable destaca sin duda Martín López, que interpreta cuatro papeles muy distintos y llega, incluso, a luchar consigo mismo. Su capacidad para crear personajes y su trabajo físico me resultaron totalmente fascinantes.

Othelo es una apuesta arriesgada y difícil de imaginar. Un montaje que respeta al máximo el argumento de Shakespeare, lo condensa en una hora y media y consigue hacernos reír desde el primer minuto. Una obra que nos recuerda por qué nos gusta tanto el autor inglés y por qué nos gusta tanto el teatro.

 

Othelo

A partir del texto de William Shakespeare. Adaptación y dirección: Gabriel Chamé Buendia. Reparto: Matias Bassi, Elvira Gomez, Gabriel Beck y Martín López. Escenografía e iluminación: Jorge Pastorino. Música: Sebastián Furman. Diseño gráfico: Matias Bassi. Fotografía: Gianni Mestichelli. Vestuario: Gabriel Chamé Buendia. Asistencia general: Justina Grande. Una producción de La Villarroel, Mika Project i Buendia Theatre

Sala: La Villarroel. Fecha: 16/09/2016. Fotografía: (c) Gianni Mestichelli.

Deixa un comentari