My low cost revolution - (c)Alejandro Bordanove y Francesc Cuéllar

My low cost revolution (justificaciones del por qué soy una radical de mierda)

Desde que empezó esta temporada hay un nombre con el que me he ido cruzando una y otra vez, siempre relacionado con proyectos de teatro experimental: Francesc Cuéllar. Primero como intérprete en un montaje de Alejandro Curiel estrenado en el Festival TNT y titulado Propiedad Privada. Después como uno de los miembros del colectivo José y sus hermanas, responsables de Los bancos regalan sandwicheras y chorizos (que, por cierto, volverá a la cartelera después de Reyes) y, finalmente, como director, dramaturgo y cocreador del último estreno de La Vilella, un montaje con el conciso título de: My low cost revolution (justificaciones del por qué soy una radical de mierda).

My low cost revolution (justificaciones del por qué soy una radical de mierda) se interroga (y nos interroga) sobre qué significa enfrentarse al sistema, estar informado y, sobre todo, ser consecuente. Mediante escenas que se concatenan sin alcanzar nunca un final claro, el texto explora sin descanso las contradicciones que nos acechan a todos a la hora de definirnos y establecer nuestros valores y principios, y lo hace con inteligencia y, sobre todo, con la dosis imprescindible de sentido del humor que debe tener una pieza de estas características.
Un texto, articulado en forma de monólogos encadenados, que es uno de los elementos más potentes del montaje gracias a un lenguaje tan poético como agresivo y político, que maneja con gran habilidad las imágenes, las metáforas y los ritmos. Esta pieza, parida en uno de los momentos más políticos y revolucionarios que ha vivido nuestro país en los últimos años (el que más para los que no vivimos la Transición), no busca dar ninguna respuesta, sino plantear preguntas interesantes y pertinentes en el contexto.
Tres actrices todoterreno, Agnés Jabbour, Glòria Ribera y Paula Sunyer ponen el cuerpo y el talento en escena, y exploran todo tipo de lenguajes para obtener imágenes potentes, generar la incomodidad del público, arrancar una carcajada o, sencillamente, jugar con el absurdo. Sus interpretaciones son valientes, arriesgadas y están cargadas de honestidad.
Ni todas las escenas de My low cost revolution (justificaciones del por qué soy una radical de mierda) son brillantes ni todas las ideas que plantea son igual de buenas, sin embargo, su capacidad para arriesgar y llevar sus intuiciones hasta las últimas consecuencias, y la inteligencia y el talento que se adivinan a cada paso compensan con creces cualquier pero que se le pueda poner al montaje.
La búsqueda y la creación de un lenguaje propios es, sin duda, la apuesta más arriesgada y el camino más complicado por el que puede optar un creador. Parece que es la apuesta de Francesc Cuéllar y, visto lo visto, pienso estar muy atenta a sus próximos trabajos.
My low cost revolution (justificaciones del por qué soy una radical de mierda)
Companyia Fundación Agrupación Colectiva. Creación: FAC en colaboración con las intérpretes. Dirección, dramaturgia y texto: Francesc Cuéllar. Intérpretes: Agnés Jabbour, Glòria Ribera y Paula Sunyer. Espacio: Sergi Cerdán. Movimiento: Gaia Bautista. Producción: Anna Maruny. Técnico de sonido e iluminación: Alejandro Bordanove. Cartel: Maria Ramon.
Sala: La Vilella. Data: 23/11/2017. Fotografia: (c) Francesc Cuéllar y Alejandro Bordanove.

Deixa un comentari