Mirta en espera - Los espejos son para mirarse - (c) Carlos Montilla.

Mirta en espera

El Llantiol es una de esas salas que lleva aquí desde siempre. Su cartelera es de lo más ecléctica: monólogos cómicos, musicales, magia, teatro de texto y cualquier cosa que te puedas imaginar. Su escenario ha servido de banco de pruebas de muchos espectáculos y ha conseguido crearse un público propio (algo nada fácil). Yo hacía años que no lo pisaba, la verdad. Pero a veces solo hace falta encontrar un motivo para salirse del camino.

Y mi motivo se llama Mirta. Hace unas semanas recibí un correo de su creadora, Ángela Palacios, invitándome a conocerla, y hacia allí me encaminé ayer por la noche, mientras media Barcelona veía el fútbol por la tele.

Mirta en espera es un divertido monólogo en el que Mirta, la protagonista, nos cuenta en primera persona su historia y sus problemas. Como indica el título, Mirta es una mujer en espera: en espera del éxito (es una actriz en busca de representante), en espera de encontrar el amor (la pobre no tiene demasiada suerte) y en espera de que su madre deje de agobiarla (¿y quién no?).

Ángela Palacios desplega todo tipo de habilidades sobre el escenario para dar vida a esta chica entrañable y algo ingenua que sueña con encontrar al hombre perfecto y ganar un Óscar. No estamos ante un monólogo cómico, sino ante una pieza teatral con una buena dramaturgia, un ritmo perfecto y una actriz muy completa. Durante la hora y veinte que dura el espectáculo, Ángela cambia constantemente de registro, utiliza técnicas de clown y también canta (y, por cierto, tiene un gusto excelente a la hora de elegir canciones, acertó con dos de mis temas favoritos en castellano, ¡uno de Los Planetas y otro de Mecano!).

Con la única compañía de un banco, un altavoz y una guitarra, Mirta nos confiesa sus sueños, sus éxitos y sus fracasos en un original ambiente tricolor (amarillo, rosa fucsia y azul) en el que nada está dejado al azar.

Mirta en espera no solo me hizo reír sino que me hizo pasar un rato magnífico. A veces hay espectáculos que, sencillamente, tienen ese algo (llámalo ilusión, llámalo amor por el trabajo) que los convierte en especiales. Mirta en espera pertenece a esa selecta categoría.

 

Mirta en espera

Los espejos son para mirarse. Dirección, dramaturgia e interpretación: Ángela Palacios. Ayudantes de dirección: Jose Antonio Puchades y Carlos Martín-Peñasco Lara. Diseño de iluminación y técnico en espectáculo: Ana Ugarte. Diseño de maquillaje y peluquería: Sergio Esche. Fotografía: Carlos Montilla. Vídeo y diseño de cartel: Rubén Rocha.

Fecha: 26/04/2016. Sala: Cafè-Teatre Llantiol. Fotografía: (c) Carlos Montilla.

Deixa un comentari