El amante de los caballos

Y mientras los periódicos anuncian la dimisión de Lluís Pasqual como director del Teatre Lliure, y todo el mundo anda pendiente de sus declaraciones y lamentos, la nueva temporada teatral barcelonesa ya ha arrancado, Tàrrega está a la vuelta de la esquina y algunos ya hemos abandonado el descanso estival y volvemos a la carga, un año más, desde la platea y las malvadas redes que derrumban imperios.

Yo este año he inaugurado mi particular temporada en La Badabadoc, una de esas salas pequeñas que tanto me gustan. Y, en mi opinión, ha sido todo un acierto.

El amante de los caballos, la apuesta de la sala de Gracia para esta rentrée, es un precioso monólogo que nos llega de la mano de la compañía argentina Moscú y que reflexiona sobre cómo llegamos a ser quienes somos. Sobre qué parte de nosotros es nuestra y cuál nos viene dada por la sangre, por los genes, por la familia.

La protagonista, una mujer joven, nos narra historias de su abuelo, un susurrador de caballos, y de su padre, un jugador empedernido, para explicarse a sí misma, para descifrarse. El texto, basado en relatos de la autora estadounidense Tess Gallagher, es bellísimo, con un ritmo impecable y lleno de detalles que captan nuestra atención y despiertan nuestra empatía.

En una escenografía que recrea con sencillez y eficacia un establo, Ana Scannapieco da vida a esa mujer que está inextricablemente unida a sus ancestros. Su forma de hablar, intercalando susurros, y su movimiento, que imita a menudo del de los caballos hipnotizan al espectador y casi lo obligan a no despegar la vista de ella en ningún momento.

Con una puesta en escena elegante, y la seguridad de quien tiene un buen texto entre manos, la compañía Moscú hace bandera del menos es más y nos brinda una historia preciosa, bien narrada y en la que ningún detalle queda al azar.

Una manera perfecta de empezar la temporada.

 

El amante de los caballos

Actriz: Ana Scannapieco. Dirección: Lisandro Penelas. Asistentes de dirección: Ricardo Vallarino y Julieta Timossi. Diseño de luces: Soledad Ianni. Escenografía y vestuario: Gonzalo Córdoba Estevez. Asesoramiento coreográfico: Sabrina Camino. Música: Hernán Crespo.

Sala: La Badabadoc. Fecha: 30/08/2018. Fotografía: (c) Moscú Teatro.

Deixa un comentari

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.