Ruz -Bárcenas - © Teatro del barrio.

Ruz-Bárcenas

A estas alturas del partido debo confesar que espero cada nueva obra de Jordi Casanovas como los niños esperan la mañana de Reyes: Con la certeza de que va a ser mágica. Con Ruz-Bárcenas lo ha vuelto a conseguir.

Lo digo y lo repito cada vez que toco el tema, Jordi Casanovas es un dramaturgo muy inteligente. Y por si a alguien le quedaba alguna duda, este texto lo vuelve a confirmar. Hay que tener una mente muy especial (y un indiscutible instinto teatral) para encontrar una obra de teatro en una declaración judicial. Y, sin embargo, ahí estaba. Y Jordi Casanovas la vio.

Ruz-Bárcenas es una transcripción literal (aunque recortada, por supuesto) de todo lo que dijo un corrupto en presencia de un juez. El retrato más crudo, desesperante y devastador posible de la realidad podrida de nuestro sistema de partidos. La hora que dura Ruz-Bárcenas nos dice más sobre España que todos los titulares sobre corrupción de todos los medios nacionales en este 2014 que ya se acaba. Porque retrata con absoluta frialdad al corrupto. A un hombre corriente que trapichea sin remordimientos. A un hombre cuya principal preocupación era cumplir con órdenes y protocolos. Hacer lo que le decían y quedar bien con los que mandaban. Un hombre que sólo decidió decir la verdad ante el juez al sentirse traicionado por sus jefes. Un hombre al que no le temblaba el pulso a la hora de mover dinero negro pero que se indigna cuando cree que no le están tratando con la deferencia que merece. Al fin y al cabo, él hizo siempre lo que le pidieron. Él lo hizo todo bien.

La otra gran baza de Ruz-Bárcenas es la puesta en escena obra de Alberto San Juan. Con una escenografía casi inexistente, la responsabilidad recae sobre dos actores que nos dejan boquiabiertos. Manolo Soto y Pedro Casablanc nos regalan una interpretación tan verosímil que, por momentos, parecía que nos encontrábamos ante una grabación real de la declaración y no en un teatro. El ritmo, la prosodia, la movilidad, las interpelaciones al público por parte del juez, todo estaba ajustado al milímetro para hacernos creer que estábamos allí, en la misma sala que Ruz.

Ruz-Bárcenas es un sorprendente puñetazo en el estómago que nos vuelve a hacer reflexionar sobre la corrupción cuando ya creíamos que nos habíamos inmunizado. Y eso sin dejar de ser una magnífica obra de teatro.

Jordi Casanovas lo ha vuelto a hacer y yo solo puedo aplaudir y esperar con impaciencia su Vilafranca: Un dinar de festa major (¡ya han salido las entradas!).

 

Ruz-Bárcenas – Autor: Jordi Casanovas. Director: Alberto San Juan. Reparto: Pedro Casablanc y Manolo Soto. Sala: Espai Lliure. Teatre Lliure de Montjuïc. Fecha: 18/12/14. Fotografia: © Teatro del barrio.

6 thoughts on “Ruz-Bárcenas

Deixa un comentari