No se registran conversaciones de interés

No se registran conversaciones de interés es un espectáculo denso, cargado de capas y de estímulos, por lo que no solo cuesta muchísimo de seguir (algo intencionado por parte de su creador, Roger Bernat), sino que resulta complicado incluso hablar de él. Aun así, lo intentaremos.

No se registran conversaciones de interés parte del dossier del proceso penal llevado a cabo contra unos ciudadanos ceutís que se unieron a ISIS en 2012. La policía llevó a cabo escuchas telefónicas a sus parejas y rastreos por Internet para intentar recabar información sobre ellos y su entorno, y es esta información la que se presenta de forma fragmentada en el espectáculo. En escena tenemos tres intérpretes, dos actrices y una poeta. Cada una de ellas da vida a una de las parejas de los muyahidines y dice el texto del espectáculo siguiendo un método distinto. La primera, hace verbatim (es decir, escucha el texto por los auriculares y lo repite); la segunda, lo lee y la tercera lo recita de memoria. Desconozco si esta multiplicidad de métodos responde a una intención artística concreta o a la conveniencia de las intérpretes, pero lo cierto es que, como público, la diferencia no resulta especialmente importante.

Lo que sí resulta vital, en cambio, es el medio, la puesta en escena. Las intérpretes trabajan en paralelo y ante un micrófono. Nosotros, el público, contamos con auriculares inalámbricos que nos permiten cambiar de canal. Tocando un interruptor saltamos de una a otra y captamos sus conversaciones a medias cuando y como queremos, un método que hace extremadamente difícil seguir un hilo o llegar a entender alguna cosa. El autor, que ya había pensado en ello, utiliza una pantalla trasera para orientar a los espectadores. En ella proyecta imágenes (ahora hablaremos de ellas) pero también información de apoyo al audio. Fechas, contexto, información importante que permite, por ejemplo, seguir el hilo del canal 2 a pesar de estar escuchando el canal 1. Una idea magnífica si no fuera porque esos textos quedan ocultos por los cuerpos de las intérpretes en un 70-80% de los casos, en función de donde te sientes. Incluso los “mejor sentados” perdían una parte de los textos, pero, en mi caso, que estaba en primera fila, solo era capaz de leer palabras sueltas. Imposible intentar crear un relato propio en esas condiciones. Imposible seguir un hilo o darle algún tipo de coherencia.

Por otro lado, el autor simultanea la historia de las tres mujeres de Ceuta con dos historias más: Las tres hermanas de Chéjov (no pude dejar de pensar en cómo pocos días antes había visto un uso completamente distinto de la misma referencia en Utopia) y la película La batalla de Argel, de la que únicamente se nos muestra un fragmento en el que tres mujeres depositan bombas en enclaves de la ciudad en el contexto de su Guerra de Independencia. Si la referencia a Chéjov ya me pareció un poco traída por los pelos, la alusión al terrorismo en Argelia me pareció directamente fuera de lugar, teniendo en cuenta la comparación que insinúa entre un conflicto colonial y la actual ansia imperialista de Estado Islámico (simplificando muchísimo). Creo que es necesario algo más que la coincidencia de un número concreto de mujeres entre historias para tirar lazos entre ellas. Si no, es un poco como relacionar los tres cerditos con los tres mosqueteros.

Cuando se agotan los 60 minutos de espectáculo nos encontramos con que el artefacto puede ser más o menos complejo, la interactividad, más o menos interesante y la idea, más o menos ingeniosa pero, por desgracia, el resultado no deja de ser una mezcla confusa de mensajes, ideas y modos que parece ampararse en la idea de “si incomodo, he triunfado”. No dudo que con ese material pueda llegar a armarse un espectáculo provocador e interesante pero, ahora mismo, dista bastante.

 

No se registran conversaciones de interés

Concepción y dirección: Roger Bernat. Dramaturgia: Roberto Fratini. Interpretación: Laura Calvet, Maria Salgado y Alessandra García. Diseño de sonido: Carlos Gómez. Diseño de vídeo, dirección técnica y ayudantía de dirección: Txalo Toloza. Grafismo: Marie-Klara González. Coordinación general: Helena Febrés Fraylich. Coordinación en Marruecos: Arts&Love y Ahmed Hammoud.

Sala: Mercat de les Flors. Sala Pina Bausch. Fecha: 27/07/2017. Fotografía: (c) Festival Grec.

Deixa un comentari