El crítico

El crítico

Teniendo en cuenta mi experiencia con Himmelweg, lo cierto es que no tenía previsto repetir con Juan Mayorga tan pronto. Pero cuando unos amigos te llaman para decirte que les sobra una entrada y que te invitan, qué menos que aceptar, ¿no?

Mi experiencia con El crítico podría resumirse en una frase: Mejor hubiera sido quedarse en casa. Creo que lo he dicho alguna vez en este blog, soy de la opinión que en esta vida uno puede ser cualquier cosa menos aburrido. Pues bien, creo que he descubierto algo peor, se puede ser aburrido y pedante. El problema de El crítico es su texto, ni más ni menos, que parece un memorial de agravios del autor contra el teatro y cuanto lo rodea.

La acción empieza con un autor que, en la noche del estreno, acude a casa de un crítico a decirle que no quiere influir en su crítica y que no le importa y que bueno ahora que lo dice un poco sí que me importa y que es que la verdad es que me importa mucho, mucho, usted no me entiende mi obra es una obra maestra valga la redundancia. Muy al principio, el crítico menciona que no hay nada peor que una obra de teatro que hable de teatro, pero añade al momento, a modo de disculpa, que Shakespeare ya lo hizo en su momento. Total, que así empieza una sucesión, que a mí se me hizo eterna, de quejas y lamentos contra los actores, los directores, los responsables del vestuario, del decorado, el público y prácticamente cualquiera que intervenga en la puesta en escena de un texto una vez abandona las benditas manos de su autor. Hacia el final se introduce un poco de trama insulsa para que no parezca que no ha pasado nada en todo el rato, pero tampoco acaba de funcionar. Eso sí, nos regala uno de los momentos, en mi opinión, más raros que he visto sobre un escenario últimamente. Después de toda una función en un decorado más bien realista y bastante resultón, de repente, una pared que se mueve, unos focos al otro lado que nos ciegan, una máquina de humo dándolo todo y Juanjo Puigcorbé que no sabemos si está siendo abducido por extraterrestres o a punto de participar en “Menudas estrellas”. Un delirio, la verdad.

Por su parte, hay que reconocer el trabajo tanto de Pere Ponce como de Juanjo Puigcorbé quienes, a pesar de los pesares, consiguen poner en pie unos personajes creíbles. Es cierto que su forma de decir el texto era un poco más afectada de lo que estamos acostumbrados en Barcelona, pero en ningún caso excesiva. Sin embargo, el buen hacer de los actores no basta para que un texto funcione. Y, en mi opinión, este no había por dónde cogerlo.

 

El crítico – Autor: Juan Mayorga. Director: Juan José Alonso. Reparto: Juanjo Puigcorbé y Pere Ponce. Sala: Teatre Borrás. Fecha: 25/01/14.

Deixa un comentari