El caballero de Olmedo - Teatre Lliure - (c) Ros Ribas

El caballero de Olmedo

Me gusta El caballero de Olmedo. Por dos motivos: cuenta una bonita y trágica historia de amor y nos da una lección básica para la vida: no te fíes de los hijos de puta. Un consejo muy útil para cualquier español, no nos engañemos.

Sin embargo, como le ocurre a cualquier texto clásico, si cae en manos equivocadas puede convertirse en un espectáculo dantesco de envaramiento, afectación, cantinela y demás males que afectan a los montajes que no entienden que la forma de presentar un texto, clásico o no, debe adaptarse al momento y a lo que creemos que el texto puede aportarnos a nosotros, los espectadores de hoy en día (y no, no creo en lo de ir al teatro a hacer los deberes de literatura, eso que lo haga cada cual en su casa).

Por suerte, Lluís Pasqual sabe lo que hay que hacer para regalarnos excelentes montajes de textos clásicos. Lo ha demostrado antes y con este Caballero de Olmedo vuelve a dar en el clavo. Una buena adaptación del texto, que conserva, cómo no, el verso, pero recorta su extensión para centrarse en lo esencial de la historia; una puesta en escena sobria pero muy pensada, con reminiscencias al corral de comedias y a los tablaos flamencos, con todos los intérpretes en escena con la inestimable compañía de músicos y percusionistas que nos regalaron bulerías y tangos, pero también un increíble espacio sonoro que acompañaba a cada escena y nos sumergía en la acción infatuándonos a cada escena y, como no, un reparto en estado de gracia.

Sobre el escenario encontramos a La Kompanyia Lliure y a la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico. Dos formas de entender el teatro y dos estilos interpretativos que encuentran aquí su punto de equilibrio. Actores jóvenes sobre el escenario que demuestran que no solo saben interpretar sino que pueden cantar, bailar, hacer esgrima, recitar verso a las mil maravillas, tocar instrumentos, emocionarnos y, encima, que parezca fácil. Cabe destacar a los dos protagonistas, Javier Beltrán y Paula Blanco, pero no se puede negar que todo el reparto se deja la piel sobre el escenario. Y, para rematar la jugada, una Rosa Maria Sardá generosa, repartiendo juego a derecha e izquierda en su papel de Fabia. Siempre es un auténtico placer ver a una actriz de su talla disfrutar sobre el escenario.

Este Caballero de Olmedo sorprende, emociona y cautiva en sus noventa minutos, que pasan volando, y dejan con ganas de más. Los prolongados y entusiastas aplausos al finalizar el ensayo general del jueves daban una pista del éxito que le espera a este montaje. No os lo perdáis.

 

El caballero de Olmedo –  Autor: Félix Lope de Vega. Dirección y adaptación: Lluís Pasqual a partir de la versión de Francisco Rico. Reparto: Laura Aubert, Javier Beltrán, Paula Blanco, Jordi Collet, Carlos Cuevas, Pol López, Pepe Motos, Francisco Ortiz, Mima Riera, Antonio Sánchez, Rosa Maria Sardà, David Verdaguer y Samuel Viyuela González. Sala: Teatre Lliure de Montjuïc. Fecha: 13/03/14. Fotografía: (c) Ros Ribas.

One thought on “El caballero de Olmedo

Deixa un comentari