El mundo por montera - Rodrigo Cuevas - © Martí E. Berenguer

Connexió Fira Tàrrega: El mundo por montera

Reconozco que fui a ver este espectáculo casi bajo coacción. Tal y como explico en mi crónica, no lo tenía previsto (ni siquiera me sonaba) pero dos periodistas a los que respeto Mercè Rubià i Xavi Pardo insistieron en que no tenía sentido que me lo perdiera. Les hice caso, claro, y así vi el que fue, sin lugar a dudas, el espectáculo más comentado y recomendado de toda la Fira. Durante los cuatro días, el nombre de Rodrigo Cuevas pasó de boca en boca siempre seguido de elogios. Ahí es nada.

Y es que El mundo por montera es un one man show, un cabaret ideado y protagonizado por Rodrigo Cuevas, una de esas fuerzas de la naturaleza que aparecen de vez en cuando para recordarnos que la originalidad existe, por mucho que haya quien diga que todo está inventado.

Imaginad el panorama: a un escenario desnudo, donde solo hay una mesa de mezclas, entra un hombre con madreñas (zuecos asturianos), un traje que combina los elementos del kimono de samurái con las hombreras del traje de luces (aunque la falda lleva un generoso corte central que nos permite ver el liguero y las medias negras que viste Rodrigo, además de su apretado slip del mismo color), gafas oscuras y tocado del traje regional de Asturias. Nuestro protagonista, que guarda cierto parecido con Freddy Mercury (y que se acentúa a medida que va desprendiéndose de la ropa) toca un chotis al ukelele y se pasea entre el público sin perder en ningún momento ni el equilibrio ni el sex-appeal. Hace falta ser muy bueno para excitar a toda una platea (hombres y mujeres) en menos de 30 segundos, y Rodrigo lo consigue.

El cabaret que propone El mundo por montera es el más atípico de la historia. Cuevas combina el folklore asturiano más ortodoxo con los ritmos electrónicos más actuales. Su cabaret no es gamberro ni especialmente petardo, él no ha venido a escandalizarnos, él ha venido a reivindicar su acerbo y su tierra, su pueblo, el toro Barroso y los arroyos de aguas cristalinas que desaparecieron cuando pasó la tuneladora del AVE. Su estilo agroqueerglam (si es que tal cosa existe) resulta fascinante, y su capacidad para ponerse al público en el bolsillo y hacerlo perrear al ritmo de la música popular, digna del flautista de Hamelin. Su amor por el folklore es tan de verdad que puede hacerte bailar una sardana en una discoteca al ritmo de música electrónica (aunque eso, como suele decirse, ya es otra historia).

El mundo por montera no se parece a nada que hayáis visto antes, igual que Rodrigo Cuevas, que no solo toca el ukelele o el acordeón, sino que controla la pedalera con sus madreñas, baila como quiere y tiene una voz preciosa, es único en su especie. Ojalá lo veamos pronto de nuevo en Barcelona.

 

El mundo por montera

Autor e intérprete: Rodrigo Cuevas. Técnico: Jorge Irazábal. Producción y distribución: El Cohete Internacional SL. Vestuario: Made by Kös.

Sala: Plaça dels comediants. Fecha: 8/09/2017. Fotografía: © Martí E. Berenguer.

Deixa un comentari